Luchas Obreras

El próximo sábado 25 de agosto a las 17h, los Comités para la Unidad Obrera de Gran Canaria estaremos apoyando la segunda manifestación de camareras de piso que convocan las Kellys Unión de Gran Canaria.

Convocatoria segunda Manifestación Camareras de piso

¡Que viva la lucha de las camareras de piso!

 

Desde los Comités para la Unidad Obrera (CUO) saludamos las reivindicaciones y movilizaciones de la plantilla de ATENTO en Toledo y en todo el Estado. Ponemos en valor su unión en la defensa de trabajos dignos contra la explotación ejercida por las grandes empresas con el único objetivo de aumentar su rentabilidad a costa de la salud de quienes hacen el trabajo.

En todo el Estado hay aproximadamente 23.000 profesoras/es universitarias/os con contratos de “Asociado”. Según la Ley, el profesorado asociado está formado por “profesionales de reconocido prestigio que aportan su experiencia” y deberían impartir asignaturas relacionadas con su especialidad laboral. Pero la realidad es bien distinta. En los últimos años el Gobierno no permitió a las Universidades sacar plazas de profesorado suficientes para cubrir las necesidades docentes, disparándose el número de contratos de asociados a la vez que se pervertía la propia figura: una buena parte de las/os asociadas/os carga sobre sus espaldas con gran cantidad y variedad de docencia a cambio de retribuciones de miseria (entre 400 y 600 € mensuales). En otras palabras, las Universidades utilizan al profesorado asociado para abaratar plantillas a costa de su precarización.

¡Ni un paso atrás, luchamos para vencer! Con esa consigna salimos a las calles de Alacant el 1º de mayo, una de las fechas más importantes para la clase obrera conmemorando la lucha de clases, por un lado trabajadores y trabajadoras que todo lo producen y por otro una minoría que acumula la riqueza.

 El día y la noche del trabajador

Emir Sader

ALAI AMLATINA, 27/04/2018.- Nunca como ahora, en todo el mundo, tanta gente vive de su trabajo, pero nunca como ahora, en todo el mundo, tanta gente trabaja sin sus derechos garantizados.

Una sociedad cuya riqueza es resultado de lo que hacen diariamente los trabajadores, cada vez les reconoce menos, cada vez garantiza menos sus empleos, sus derechos, sus salarios mínimamente dignos.

Es alrededor de las actividades del trabajo que vive la mayoría aplastante de la gente en todo el mundo. Entre despertar muy temprano, gastar algunas horas en un trasporte muy malo, cumplir una larga e intensa jornada de trabajo, retomar el mismo trasporte de retorno, llegar a la casa y recomponer las energías para reempezar la misma jornada al día siguiente, gira la vida de millones y millones de personas en todo el mundo.

Para la gran mayoría, se vive o se sobrevive para trabajar. No hay tiempo para mucho más. Ni se puede escoger en qué trabajar. Cuando hay trabajo.

Porque lo que más caracteriza hoy al mundo del trabajo, en cualquier parte del mundo, en mayores o menores proporciones, es el trabajo informal, el trabajo precario, sin contrato de trabajo, con trabajo intermitente, como define la nueva y cruel legislación del trabajo en Brasil. Es decir, trabajo sin garantía de continuidad, sin vacaciones, ni licencia de salud o maternidad, ni décimo tercero, ni nada de lo que está presente en los contratos formales de trabajo.

URL de este artículo