Luchas Obreras

 

 

La escalada de la electricidad dispara la inflación al 4%, máximos de 13 años

 El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,8% en septiembre frente al mes anterior, disparando la tasa interanual al nivel más elevado desde septiembre de 2008.

 El titular ya por si solo demuestra la gran falsa de las políticas económicas y sociales del gobierno, quieren hacer creer que se está en la senda de la mejora de la situación de precariedad que padecen millones de obreras y obreros.

 Con salarios reales de antes del año 2000, decir que los nominales tampoco están mucho mejor, pensiones que en su mayoría no cubren ni lo más elemental de las necesidades de obreras y obreros jubilados o de las personas discapacitadas.

 El IPC índice que en ocasiones se falsea, pero que en general es un referente válido, demuestra que la senda marcada por el gobierno de PSOE-PODEMOS-PCE, solo favorece a la oligarquía empresarial y financiera.  

 Subida de la luz, del trasporte, de la cesta de la compra, seguros, teléfono, medicamentos y un largo etc, que castiga severamente las economías, la cartera, de las clases laboriosas y enriquecen a la oligarquía empresarial y bancaria.

 La brecha económica y social entre ricos y obreras/os se hace más y más grande. Doce millones de obreras/os están en el umbral de la miseria, más de tres millones de niños no comen  más  del 40 % de los nutrientes necesarios para su óptimo desarrollo.    

 La clase obrera no puede seguir consintiendo que sobre sus ya doloridas espaldas se continúe volcando todo el peso de esta sociedad capitalista que los sobreexplota y saquea.

 Desde los CUO llamaos a obreras y obreros a organizarse para hacer frente a este sistema asesino que sentencia a la clase obrera y popular a una vida de angustia y sufrimiento.

 El pueblo organizado vencerá   

 

 

Cuando un empleado del Capital te habla de elementos relacionados a la cultura para justificar que tienes que jubilarte a los 75 años.

Un miserable al servicio de la oligarquía que como todos y todas sus actuales compañeros de gobierno, saben que a ellos jamás les afectara nada que tenga relación con la edad de jubilación, y menos aún con situación de precariedad o dificultad que viven cientos de miles de jubiladas y jubilados. Empleados del patrón don capital sabedores de  que  su porvenir ya está resuelto, de lo que  son muy conscientes al no pertenecer a la clase obrera o sector popular que depende de sus manos laboriosas para poder  vivir. Clases que siendo sobreexplotadas durante toda su vida laboral, llegado el momento de jubilarse ven como cada vez necesitan mas años de trabajo para poder conseguir el merecido descanso, después de toda la vida deslomados como animales de carga, produciendo  toda la riqueza necesaria para que la sociedad avance.

La precariedad en seguridad laboral, producto esto de un modelo en el que el patrón (capital) con su conducta extractiva de plusvalía no duda en asesinar a obreras/os con tal de incrementar su tasa de beneficios.

Cualquiera que no esté prevenido puede encontrarse en “prime time” alguno de los concursos que últimamente se han puesto de moda. Nos referimos a los concursos de alta cocina. Hace tiempo empezaron con aquel programa de Arguiñano, donde en principio no se explotaba a nadie, y, al menos resultaba simpático y a veces incómodo para el sistema. Después siguió Alberto Chicote y después continuaron (visto el éxito) con los masters chef en sus distintas versiones, incluyendo un master chef kids, que sólo por la presión que se mete a los menores tendría que ser perseguido por la fiscalía de menores. Pero son reality shows y todo está permitido por “nuestros fiscales y fiscalas”, demasiado ocupados en perseguir a raperos y a manifestantes incómodos.

El gobierno socialdemócrata del PSOE-UP, al servicio de los intereses del capital oligárquico, a través de instrumentos políticos y legislativos ha aprobado una serie de medidas que, como objetivo principal, tienen el asegurar que la oligarquía financiera, la del estado y la foránea, no vean resentidas sus ganancias y si es posible, que las aumenten engordando sus cuentas de resultados. 

Todas las medidas que el gobierno adopta no combaten el interés principal del gran capital de que las pensiones en un futuro cercano estén privatizadas, ni tampoco cumple con la recomendación de vincularlas a los presupuestos generales, ni sitúa la necesidad de un aumento de las pensiones hasta los 1.084€ como recomienda la carta social europea. Todas las medidas y leyes aprobadas o secundadas de gobiernos anteriores abren la vía a la reforma del Sistema Público de Pensiones para una total privatización. Por mucha etiqueta de progresista con que este gobierno se autodefina, se continúa y profundiza en la senda privatizadora que los gobiernos del capital, sean del signo que sean, vienen desarrollando desde hace décadas.